Fedeindustria Bolívar pide levantamiento de sanciones económicas

***La directiva de la institución gremial en la entidad sostiene que la calidad de vida del venezolano ha sido afectada por estas restricciones

Noticias Capital/Prensa Fedeindustria Bolívar.

Bolívar.- En un contexto donde la calidad de vida de los venezolanos ha sido afectada desde el punto de vista económico y social debido a las sanciones que durante los últimos años han sido aplicadas a Venezuela, Fedeindustria Bolívar fija su posición exponiendo lo indispensable que es que estas sean levantadas para obtener un crecimiento en el país.

Tomás Guerra, presidente la institución gremial en la entidad, recuerda que dicha repercusión inicia en el año 2017 con limitaciones para que empresas y ciudadanos de otros países concreten negociaciones con Venezuela, además del establecimiento de restricciones en el comercio con la estatal petrolera Pdvsa, que han impedido la toma de créditos del sistema financiero y la venta de activos.

Esto, sin dejar a un lado las cuentas bancarias que permanecen bloqueadas, una realidad que ha significado el congelamiento de bienes en el exterior y la imposibilidad del Estado para cubrir sus gastos y cumplir con las inversiones requeridas.

La solicitud planteada por Fedeindustria Bolívar, está basada en que lo mencionado anteriormente reduce el radio de acción del sector privado en Venezuela, ya que este requiere de insumos y tecnologías para la producción de bienes y servicios.

Asimismo, se impiden las actividades económicas relacionadas con las exportaciones, haciendo más costosos los fletes y demás acciones generadas por la búsqueda de mercados con los que se puedan transar y que no estén dentro de las sanciones establecidas.

Efecto dominó

La directiva de Fedeindustria Bolívar, resalta que, a partir de estas sanciones aplicadas a Venezuela, se ha reducido la actividad económica general y, a su vez, se ha acelerado la inflación debido a la disminución de ingresos y de acceso a fuentes de financiamiento que permitan la desaceleración de precios de los bienes y servicios.

Igualmente, señala que la caída de los ingresos fiscales ha profundizado la crítica situación de servicios esenciales como el de la salud, la educación, el transporte, el suministro de agua potable, la electricidad, el combustible y la seguridad alimentaria.

En tal sentido, cabe mencionar que cada uno de los agentes que participan en la economía están relacionados entre sí, por lo que basta con que uno de ellos presente “una dificultad” para que los demás también sean afectados.

“Estas sanciones no solo le hacen daño a un sector sino a todos los venezolanos, pues no permite acceder a mejores costos, y disfrutar de forma eficaz de los bienes y servicios públicos y privados y, sobre todo, tener la paz mental requerida por el ser humano”, sostiene Guerra.