Guayanés Robert Pérez entre los exaltados al Salón de la Fama por la CBPC

***Robert Pérez, de 53 años, agradeció a la CBPC y a su familia por apoyarle durante su carrera en algo “tan bonito” como el béisbol

Noticias Capital/Nueva Prensa.

La Confederación del Béisbol Profesional del Caribe (CBPC) exaltó este jueves al Salón de la Fama a tres jugadores y un cronista de Venezuela, en el marco de la edición 65 del torneo regional que se celebra hasta mañana en el país sudamericano.

El comisionado de la CBPC, Juan Francisco Puello Herrera, encabezó el acto, celebrado en Caracas, en el que entregó las placas de reconocimiento a los beisbolistas Ramón Hernández, Robert Pérez y Luis Raven, quienes también recibieron una camiseta del Salón de la Fama con sus nombres escritos en la parte trasera.

Asimismo, la confederación condecoró al general José Antero Núñez, de 86 años, por su contribución al béisbol venezolano y latinoamericano, plasmada en más de 20 libros sobre este deporte, lo que le valió para ser considerado «el cronista de la Serie del Caribe».

Luego de la ceremonia de entronización, Hernández, de 46 años, agradeció a su familia y a los equipos que lo llevaron como refuerzo a las ocho ediciones del torneo caribeño en que participó, especialmente la del año 2006, cuando ganó la copa junto a los Leones del Caracas.

Por su parte, Robert Pérez, de 53 años, agradeció a la CBPC y a su familia por apoyarle durante su carrera en algo «tan bonito» como el béisbol.

«Aquí está el fruto de tanta disciplina que me impuse y que estoy tratando (de inculcar ahora) como técnico», dijo el jugador que acumuló nueve participaciones en la Serie del Caribe.

Asimismo, Raven, de 54 años, fue exaltado por su «extraordinario poder al bate», algo que demostró en cinco ediciones del torneo regional.

Es «un premio que estoy recibiendo después de una operación y enfermedad que, gracias a Dios, pude superar hace ocho años», expresó.

La CBPC explicó que los exaltados han llegado al Salón de la Fama «por derecho propio» y porque el trabajo de cada uno se considera como un aporte «imprescindible en el béisbol caribeño».