Joven guayanés cantó en el concierto con Alejandro Fernández

*** Alberto Ramos no solo interpretó grandes temas como “Mátalas”, sobre el escenario del Poliedro, sino que además, tuvo la oportunidad de estar en camerino con su ídolo, conversar con él, cantarle en persona y hasta llorar juntos

Noticias Capital/Nueva Prensa.

Con tan solo 16 años Alberto Ramos cumplió su gran sueño de cantar junto a su artista favorito, Alejandro Fernández. 

Este sábado 25 de marzo, el joven influencia Manuel Núñez, conocido en redes sociales como «Manuel conecta», sirvió de enlace para que Ramos asistiera al concierto de «El potrillo» en el Poliedro de Caracas, sin saber que allí cumpliría su deseo más anhelado.

«Alberto, después de tanto esfuerzo, junto con tu ídolo Alejandro Fernández y frente a más de 10 mil personas, paralizaste totalmente el Poliedro de Caracas. Lo logramos. Nunca, pero nunca dejes de soñar, bendiciones», escribió Manuel conecta en su cuenta de Twitter. 

Alberto Ramos no solo interpretó grandes temas como «Mátalas», sobre el escenario del Poliedro, sino que además, tuvo la oportunidad de estar en camerino con su ídolo, conversar con él, cantarle en persona y hasta llorar juntos.

«Fue una noche hermosa haberte conocido, gracias a ti por la labor que haces, entiendo que eres un niño y sacrificas muchas cosas de tu vida para ayudar a tu madree y eso no se paga, bueno, sí se paga, y te lo va a pagar Dios con bendiciones», le dijo Alejandro Fernández con voz entrecortada de la emoción. 

Alberto Ramos tiene 16 años y todos los días, al salir de sus clases de bachillerato, recorre las calles de Puerto Ordaz para interpretar su amplio repertorio de rancheras con una pequeña corneta en mano, lo hace para ayudar económicamente a su familia. 

Según reseña el medio PromoActual, Alberto sueña con ser artista y arquitecto, mientras tanto, recorre lugares de Alta Vista, en  Puerto Ordaz, para cubrir gastos en su casa y colaborar con su madre y sus dos hermanos.

En dicha entrevista, también hace menciona cómo le gusta cantar baladas y rancheras, especialmente si son de Vicente y Alejandro Fernández.