Llegaron “Al Trote” venezolanos que fueron al Desierto del Sahara

*** Gabriel León y Carlos Barreto, fueron al Marathon Des Sables, unos 257 kilómetros, en 7 días, dividido en 5 etapas, cada día hacían un recorrido de 20 y 40 kilómetros, la última distancia para el cierre unos 90 kilómetros

Noticias Capital/@ivanniamp CNP 24375.

Ciudad Bolívar.- En la antesala emisión número 100 su programa “Al Trote” conducido por los multiatletas Rafael Arciniegas y Catherina Amoni, fueron los pacer (el que marca el paso) del día, los panas Gabriel León y Carlos Barreto quienes participaron en el Marathon Des Sables.

El dúo dinámico de Al Trote entrevistaron vía telefónica, lo cual no fue tan fácil, a este par de venezolanos quienes llegaron “Al Trote” para contar esa experiencia única en sus vidas, llena de aprendizaje, esfuerzo y perseverancia.

Amoni describió la hazaña de Gabriel León y Carlos Barreto. “Ellos son un par de corredores venezolanos que completaron la pasada edición 37 del Marathon Des Sables 2023, que recorre el Desierto del Sahara a pie, alrededor de unos 257 kilómetros que va dividido en siete ocho etapas, cada día hacían un recorrido de 30 y 40 kilómetros”.

Luego de varios intentos telefónicos, por fin lograron una comunicación fluida, en medio de risas y sustos, si no se daba la entrevista, la suerte “Al Trote”. Gabriel y Carlos, dejaron oír su emoción durante la entrevista, y aseguran que esté gran trabajo, sueño y recorrido, habría sido imposible sin el apoyo de la familia, amigos, colegas, patrocinios y más.

“Yo de primero porque soy el mayor, tengo 51 años de edad, estoy casado, tengo tres hijos, soy un profesional dedicado al deporte en los ratos libres, como afición, también practico fútbol, atletismo, triatlón, judo, carrera de aventura, tengo toda la vida metido en el mundo de carreras de largo aliento”. Así soy Carlos Barreto.

Luego intervino el atleta Gabriel. “Soy Gabriel León con 41 años, tengo 3 hijos, hago montañismo, con más de veinte años corriendo, nutricionista, soy director de un centro de nutrición, trabajo la parte de nutrición deportiva, comencé con 80K en el 2011, y me gusta correr, estuve en el mundial de maratón en Francia, también corrí en Japón, así que con una larga trayectoria, decidimos ir al Desierto de Sahara, como una aventura”.

Rafael con entusiasmo y efusividad interrumpió a Gabriel y le dijo: “es decir, está gran aventura, es como hacer un maratón o medio maratón por día ¡Es una locura! inimaginable, con unos 40 grados en el día y en las noches el frío, además del polvo, ustedes cargaban con su carpa, alimentos y todo lo que compete, deben alimentarse con unas dos mil calorías diarias, ellos, los organizadores solo garantizaban el agua, fenomenal experiencia”.

“Comimos entre 2000 y 3500 calorías diarias”

“Fue parte de mi trabajo como nutricionista, todo lo que comimos lo llevamos en nuestras espaldas, así que me encargue de prepararnos calcule unas 2800 calorías por día, entre unas 3500 para así distribuirlas”, explicó León.

Continuó diciendo “otro trabajo que me tocó hacer, es que yo fui el que diseñó los planes de entrenamiento específico para el Marathon Des Sables, porque además de ser nutricionista, tengo un diplomado como fisiólogo del ejercicio, trabajo la parte del entrenamiento, para Carlos y mío, terminar el maratón en cuanto a entrenamiento y alimentación, fue todo un reto”.

Juntos en el Desierto de Sahara

Rafael les preguntó de dónde salió la idea de ir al Marathon Des Sables, Carlos le comentó, “somos atletas en Valencia, aquí todos los atletas nos conocemos y hemos hecho una gran amistad de más de 20 años, hemos corrido muchísimo juntos, un día Gabriel me dijo que tenía el sueño del Desierto de Sahara y bueno coincidimos, porque yo también tenía la inquietud, de hecho en una carrera en la que participamos juntos en Gran Sabana, tantas horas en bus, salió la idea, y se logró.

Rafael destacó que el Maratón de las arenas en Marruecos fue retado por los valencianos Carlos y Gabriel, quienes participaron en la exigente carrera, por su parte Amoni, ilustró, que el pasado año 2022, comentaron la carrera en el desierto de Sahara sin imaginar que este 2023 iban a entrevistar a par de venezolanos que participaron.

Gabriel León y Carlos Barreto, recorrieron el Desierto del Sahara a pie, unos 257 kilómetros, en 7 días, dividido en 5 etapas, cada día hacían un recorrido de 20 y 40 kilómetros; la primera etapa 36, 3 kilómetros, segunda etapa 31, 7, tercera 34, 4 kilómetros, 4ta etapa 90 kilómetros y la  5ta etapa 42,2 kilómetros.

Recorrimos Venezuela

Para entrenar, este par contó que se fueron a Amazonas, buscando siempre altas temperaturas, un par de veces fueron a Falcón y entrenaban en los Médanos de Coro a las 2:00 de la tarde, el guardaparques se les acercó y les dijo que estaban locos. Al Cabo San Román, a Caracas, corrían a las 12:00 del día. También entrenaron en Bolívar, donde por cierto fueron las más altas temperaturas.

Difícil caminar por la arena

“Con la mente y el corazón logramos el trayecto. No solo era arena, había muchas piedras, tramos con cuerdas, había muchos lechos de río, así que algunos tramos eran caminando, también hubo espacios en los que se podían correr, claro con una ola de calor, unos 50 grados, si creen que aquí en Venezuela hace calor, imaginen los 50 grados de temperatura, así que terminamos con la cabeza y el corazón”.

Dolorosa experiencia

Mucha gente desplomada por los golpes de calor, eso fue muy duro, comentó Gabriel, “yo comencé a presentar problemas importantes con las ampollas en los pies, muy doloroso, fue mi procesión Des Sables, bueno se convirtió en una película de terror, los pies no me dieron, fui a enfermería estuve dos horas en la medicatura, eran más de 100 médicos voluntarios, tuve que bajar mucho mucho el paso, repito fue una película de terror que no sé cómo termine la carrera, las ampollas son una causa de retiro aceptable, los últimos 90 kilómetros de verdad muy doloroso, la cola para atender los pies era la más larga, porque la temperatura destroza los pies”.

Concluyeron los pacer que fue rudo, pero no pensaron en desistir, pero la adrenalina los ayudó a avanzar y seguir hasta lograr la hazaña. Reflexionaron “nunca dejes de soñar, nunca dejes de trabajar por tus sueños, no dejemos de intentar los sueños que nos propongamos, todo lo podemos alcanzar, con metas alcanzables y reales, todo es posible si eres constante y consecuente”.

Rafael y Catherina, fascinados agradecieron a este par de héroes venezolanos por tan importante entrega que llevó en alto el nombre de Venezuela, verdadero orgullo, la presencia del tricolor en el Desierto de Sahara.