Ola de calor más racionamientos de suministro eléctrico

***En el sector eléctrico precisan que, efectivamente, se ha reducido el suministro en una media que va entre 15% y 20% como medida de preservación de equipos

Noticias Capital/Diario de Guayana.

El calor hace estragos en Venezuela y el sector eléctrico, en crónico estado crítico, siente el impacto del incremento de la demanda, como resultado del mayor uso de aires acondicionados y ventiladores, por lo que se amplían los racionamientos de suministro, especialmente en las regiones más afectadas por la permanente inestabilidad del fluido.

Fuentes técnicas y sindicales del sector eléctrico, que solicitaron guardar sus nombres en reserva, aseguraron que la ola de calor obliga a la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) a apretar los racionamientos de energía para “evitar males mayores” (fallas y apagones) en el  interior del país.

“El excesivo calor genera una mayor demanda que el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) no puede satisfacer debido a las profundas deficiencias existentes por la falta de mantenimiento e inversión a las instalaciones y redes de generación, transmisión, subtransmisión y distribución”, alertó una fuente consultada.

Por su parte, fuentes consultadas por Banca y Negocios en el sector eléctrico precisan que, efectivamente, se ha reducido el suministro en una media que va entre 15% y 20% como medida de preservación de equipos, aunque no se han hecho anuncios específicos sobre cambios en los planes de racionamiento que se vienen aplicando, especialmente en estados del occidente del país.

Las fuentes precisaron a Hispano Post que con la ola de calor aumentan los requerimientos de energía de los consumidores de 11.000  a 12.000  MW en momentos pico de la demanda nacional y regional.

Ese volumen no puede ser suplido totalmente por los problemas estructurales presentes en el sistema eléctrico nacional, que ocasionan un déficit recurrente de unos 2.000 MW.

Explicaron que la línea troncal de transmisión del sistema interconectado y que trae la electricidad desde Guri puede suministrar un máximo de 7.000 MW, pues más de esa cantidad implica forzar la carga en la línea, desconectándolo y causando un apagón general en todo el sistema eléctrico.

“El respaldo/compensación a la generación hidroeléctrica de la central de Guri -ubicada en el río Caroní, en Bolívar al sur del país- proviene de las plantas de generación termoeléctrica”, explicó un consultado.

Sin embargo, agregó, que el parque termoeléctrico opera a solo 20% de su capacidad instalada aportando de manera más o menos confiable al SEN 1.200 MW para atender la demanda.

A lo anterior, resaltaron las fuentes, se suma la escasez actual de combustibles (gasolina, fueloil y gas) que hacen funcionar las pocas unidades de generación operativas, pues 80% del total de las máquinas termogeneradoras está fuera de servicio.